Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática

Aspectos psicodinámicos de las conductas adictivas

Aspectos psicodinámicos de las conductas adictivas

A diferencia de otros enfoques sobre el origen de la adicción a drogas, que ponen su énfasis en determinantes de tipo biológico o en la influencia de factores socio-econó-micos y culturales, la perspectiva psicodinámica estudia los procesos mentales que re-gulan la motivación personal, entendiendo la conducta humana como la expresión externa final de la interacción de estos procesos internos (Rivera, 1991). Uno de los primeros logros importantes de la investigación psicodinámica general fue el descubri-miento de estructuras mentales relativamente persistentes, con funciones característi-cas propias, que Freud (1923) designó con los términos de «ello», «yo» y «superyo». El «ello» corresponde a la representación mental de la energía básica del individuo, y su función más elemental es la de contribuir a la regulación de las pulsiones, que se perciben como tensión cuando se acumulan y como placer o satisfacción cuando se descargan. Algunos autores, como Groddeck (1963), consideran que el ello tiene además otras funciones todavía más amplias e importantes, relacionadas con la capacidad de progreso, hasta el punto de convertirse en «...una fuerza maravillosa que dirige a la vez lo que el hombre hace y lo que le acontece... el hombre es vivido por el ello». El «yo» constituye la parte organizativa de la persona, y sus funciones incluyen todos los aspectos de la relación con el mundo y de adaptación a la realidad. Se desarrolla por diferenciación progresiva de una parte del ello ante las frustraciones impuestas por la vida, y representa inicialmente un intento para mejorar su eficiencia. El yo se vuelve pronto, sin embargo, relativamente autónomo, y adopta como una de sus funciones prin-cipales la regulación de la actividad general del ello. Una revisión de las funciones del yo y su relevancia para la psiquiatría forense puede encontrarse en el capítulo de C. de las Cuevas en esta obra y también en Rivera (1992a). El «superyo» corresponde a la conciencia moral y preceptos éticos internalizados a través del contacto con los padres y otros agentes educativos. Incluye no solamente las prohibiciones y códigos de conducta, sino también las aspiraciones, ambiciones e idea

 

Síguenos

facebookgoogleplustwitteryoutube

 


InPSICO