Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática

¿QUÉ HAGO YO AHORA? Usando el Quinto Criterio

8pYTz7iI 400x400



Inteligencia es la capacidad de procesar la percepción de la realidad para actuar eficazmente sobre ella. En la evolución de los seres vivos han ido apareciendo distintos tipos de inteligencia, que culminan en el entendimiento humano. La primera fue la de los reptiles, animales de cerebro muy simple, pero sumamente eficiente para actuar sobre el medio ambiente y asegurar la supervivencia. Funcionaba tan bien este cerebro que la naturaleza lo conservo, añadiendo alrededor nuevas estructuras hasta dar el cerebro de los mamíferos, capaz de nuevas funciones como el apego, la desconfianza y el rencor, bases de la vida social. En los humanos se configura un tercer cerebro, formado alrededor de los otros dos, capaz de razonar, procesar conceptos abstractos y construir catedrales y bombas atómicas. De ellos dependen, respectivamente, la inteligencia corporal, la sentimental y la racional. Los tres cerebros son activos en nosotros, y, aunque están muy ricamente conectados entre síy programados para cooperar, suelen con relativa frecuencia interferirse o tomar funciones que no les corresponden.

 

A lo largo de la historia, la educación ha tratado deestablecer una jerarquía entre los tres cerebros, generalmente insistiendo en la primacía de la inteligencia racional sobre las otras dos. Este largo proceso educativo ha ido configurando una cuarta inteligencia, colectiva y cultural, que hace muchas veces innecesaria la inteligencia individual. Ya existen normas, pautas de conducta, respuestas establecidas a situaciones definidas. Es posible sobrevivir en nuestra sociedad sin aportar nada propio, solamente siguiendo las directrices, costumbres y modas establecidas. A esta inteligencia la llamare “social”.

 

Al largo debate sobre cuál de las cuatro inteligencias debe prevalecer en los asuntos humanos, yo vengo a añadir una nueva visión, que ya estaba anticipada en el concepto de “razón vital” de Ortega y Gasset. El problema no es quien manda en mí, si los apetitos, los sentimientos, el razonamiento o las normas culturales, sino, en cada momento y en cada circunstancia, “¿Qué hago yo ahora?”. La respuesta no es una competición entre inteligencias, sino el uso integrado de las cuatro. Tomar posesión de la propia vida es aceptar sensaciones, sentimientos, razonamientos y normas para integrarlas en una construcción única, que no nos ha sido dada por la naturaleza, sino que ha de ser elaborada por nosotros mismos a lo largo de nuestro desarrollo personal.

  

 

----------

LECTURAS RECOMENDADAS: Crisis Emocionales http://amzn.to/1J1Kc6Y

Psicoterapia Autógena.  http://amzn.to/1jnY5Ui Síndromes de Estrés http://amzn.to/1VSNphy

CANAL YOU TUBE:  http://bit.ly/1thnsve

 

 

Síguenos

facebookgoogleplustwitteryoutube

 


InPSICO