Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática

El Amor y la Envidia
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 
Lunes, 14 de Diciembre de 2015 00:00

La capacidad de amar, como todas las funciones superiores del ser humano, sigue un proceso de desarrollo que solo logra su expresión completa en el adulto sano. Cuando alcanza su estado de madurez, el amor se manifiesta por el goce en el bien del otro, y es por completo ajeno a todo deseo de posesión o de control.

La envidia, inconfundible cuando se encuentra en estado puro, se define por la sensación de sufrimiento originada por el bien de otro, y es, en este sentido, la imagen especular del amor. Siendo tan desagradable como es, la envidia intenta atenuarse y disfrazarse de mil maneras, logrando a veces engañar hasta al envidioso mismo. En una primera transformacion, la reacción directa de odio y rechazo, propia de la envidia pura, se modifica para convertirse en afán de apropiarse y arrebatar a la otra persona aquellos dones, cualidades o beneficios que la hacen diferente. Asi la envidia ya no parece tan malvada y puede justificarse, por ejemplo, apelando a la justicia e igualdad de derechos, por lo que la llamaremos envidia justiciera.

En una transformación posterior, el afán posesivo va cobrando mayor intensidad y se acompaña de un vago desasosiego y de deseos difusos de ocupar, o por lo menos compartir, el lugar del otro. El rechazo pierde importancia y se sustituye por una cierta atracción, que puede llegar a confundirse con admiración o incluso con amor. Este tipo de envidioso aspira a alcanzar el más alto puesto en el corazón del otro, pero no para honrarlo, sino para poder despojarlo mejor.

A diferencia del verdadero amor, el amor envidioso es controlador, posesivo y exigente, se desazona con todo lo que puede significar progreso para el otro y acaba conduciendo inexorablemente al sufrimiento y a la devastación emocional. Tanto en el amor como en la envidia se tiene a la otra persona en mente y se experimenta intensa zozobra cuando atraviesa alguna prueba. La diferencia está en que el que ama teme el fracaso del otro, mientras que el envidioso se desespera, precisamente, por su éxito. Por eso procurará siempre obstaculizar sus planes, entorpecer sus esfuerzos, minimizar sus logros, frecuentemente bajo la guisa de consejos bienintencionados o reflexiones cariñosas.

La admiración y la amistad, como variantes del amor, sirven también para disfrazar la envidia. La malvada frase de Maquiavelo, "Para mejor acabar con la vida del Principe es menester hacerse primero su mejor amigo" se inspira en esta misma vena. Muchos pelotilleros siguen intuitivamente este consejo, dedicandose a criticar y difamar veladamente a su "amado jefe", para acabar finalmente por convertirse en sus peores enemigos.

Lo mismo ocurre en el amor de pareja, cuando el ansia absorbente y destructiva de la envidia acaba provocando la inevitable ruptura y extrañamiento. El odio persecutorio de que hacen gala muchos ex- ha llevado a la falsa creencia de que se trata de una reacción normal ante el amor frustrado, lo cual no es cierto.

El amor verdadero puede aumentar o disminuir, puede estar más o menos presente, pero no puede cambiar su naturaleza. Cuando el amor se transforma en odio, no era amor. Era envidia.

(C) Luis de Rivera

 

Comentarios 

 
0 # carlos segovia 11-02-2016 14:08
"...en el hombre el odio y la agresividad llegan a su máximo grado cuando surgen de pronto, entre personas que anteriormente han tenido entre sí una estrecha relación afectiva, bien sea amor o amistad.....La agresividad va indisolublemente unida al amor y no hay amistad ni relación amorosa que no vaya trenzada, en lo más secreto del ser del hombre, con impulsos destructores" (Rof Carballo: Violencia y Ternura, pág.171)
 
 
+1 # carlos segovia 11-02-2016 14:20
"...la empresa más difícil para el hombre es reconocer el importante papel que juegan en sus razonamientos y en sus posiciones intelectuales sus escondidos procesos afectivos.....Y sobre todo...su instalación, es decir, la inercia mezclada con pasión con que se aferra a sus ideas" (o.c. pág.373)
 

Conócete

Toma Nota

  • Salus populi suprema lex est
    Marco Tulio CiceronM. Tulio Ciceron
  • Trata amablemente a todo el mundo y no esperes mucho de nadie
    200px-JMKT_on_Gurdjieff_2009_svgGeorge Gurdjieff
  • Pase lo que pase, mantén siempre el Centro
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Sabiduría social es verte como te ven los demás y ver a los demás como ellos se ven a sí mismos.
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Nada hay tan malo que no pueda servir para bien, ni nada tan bueno que no pueda usarse para hacer daño
    200px-CHANDOS3W. Shakespeare
  • La organización no importa, pero es imprescindible
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Acepta las cosas como son y ten siempre en mente como quieres que sean.
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • La calidad de la acción va de la chapuza al perfeccionismo. Lo importante es hacer lo que hay que hacer, lo mejor posible, en cada momento
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Tres cosas levantan el ánimo: Un ideal sublime, una mujer hermosa y un vaso de ron
    horacio_nelsonHoratio Nelson
  • La calidad de la acción va de la chapuza al perfeccionismo. En caso de duda, busca siempre el término medio.
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
InPSICO
Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red"La información ofrecida en esta página puede complementar, pero nunca substituir, la relación con su terapeuta"
 
logo AEP con fondo
Centro Acreditado
logo_medicosReconocido por el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid