Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática

Tipos de Dolor. Parte 3 y final
Usar puntuación: / 14
MaloBueno 
Domingo, 29 de Junio de 2014 13:02

El Tercer Dolor

He tardado mucho en escribir esta entrada, porque he estado practicando hasta tenerlo claro. El primer dolor, el dolor-error, fue fácil. El segundo dolor, el dolor-estupidez, también. Este no. Siempre me ha impresionado, por ejemplo, la seguridad que adoptan los que no tienen hijos para explicar a los demás como educarlos. Puede que, al no sentirse implicados, vean la situación con más claridad. También puede ser que no tengan ni idea de lo que están hablando. En todo caso, he decidido nunca dar un consejo cuya eficacia no haya comprobado antes por mí mismo.

El Tercer Dolor es el dolor que indica un mal irreparable, algo que destruye nuestra vida, algo que apaga nuestra confianza en el Universo, algo tan fuerte que dan ganas de morirse para poder escapar del sufrimiento. Es la pérdida inesperada del ser más querido, es el fracaso profesional, es la ruina de los esfuerzos de toda una vida, es la transformación de la persona amada en un monstruo de crueldad implacable. Podemos llamarlo el dolor-crisis, porque, cuando ocurre, nada puede seguir después igual. Nuestra vida, como la conocemos, pierde sentido. "Yo soy yo y mi circunstancia", decía el filósofo Ortega y Gasset. Ante el tercer dolor, la circunstancia se vuelve enorme, aplastante, inapelable.

La reacción normal del yo es encogerse, empobrecerse, quedarse sin fuerzas ni para llorar. Si dejamos que la cosa siga, caemos en la desesperación permanente, en el sufrimiento interminable, en la destrucción total. O, por lo menos, eso parece. Mi descubrimiento ha sido que eso no es verdad. Si dejamos que la cosa siga, si sentimos el dolor en toda su riqueza, llegamos al punto cero, un estado en el que ya nada puede ser peor.

Sentir el sentimiento es la clave, sin hacer nada para impedirlo, sin luchar contra la experiencia, aceptando todos los niveles de nuestra opinión sobre las circunstancias. Cuando todo está perdido, llega el descubrimiento de que hay algo que no muere, que es la percepción de la propia existencia. El único peligro es hacerse daño a sí mismo en el proceso. Cuanto más fuerte es el enemigo, más importante es que tú estés totalmente de tu parte. Las cosas que a uno se le ocurren, como ponerse a discutir consigo mismo, culpar al Cielo, imaginar venganzas, atacar a alguien o a si mismo, son sólo estrategias para no sentir el sentimiento.

Hay que mantener la aceptación y la curiosidad. A partir del punto cero, solo es posible el crecimiento. Bien es verdad que no es nada fácil llegar a él. El entrenamiento autógeno es una preparación eficaz para poder llegar al punto cero. Cuando uno toma refugio en la percepción de la propia existencia, percibe la fuerza que siempre ha estado ahí. Luego ya nada es igual. Uno vuelve a crecer, a recomenzar toda su estructura, a encontrar su puesto en el universo. Es verdad que la superación del tercer dolor hace que la gente se vuelva mejor, más fuerte, más capaz, más humilde, más generosa, más comprensiva. Más yo y menos circunstancia.

                                                                                                       (C) Luis de Rivera

 

Comentarios 

 
+3 # M. Cruces 31-08-2014 19:02
Ya te he comentado por facebook, pero lo hago también aquí. Me parece una entrada preciosa, con la genialidad y facilidad para transmitir y llegar a las personas que te caracteriza. Y además llena de razón. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Nada fácil pero posible.
Querido Luis, este mundo necesita muchas personas como tú. Un abrazo muy grande para alguien muy grande.
 

Conócete

Toma Nota

  • Salus populi suprema lex est
    Marco Tulio CiceronM. Tulio Ciceron
  • Trata amablemente a todo el mundo y no esperes mucho de nadie
    200px-JMKT_on_Gurdjieff_2009_svgGeorge Gurdjieff
  • Pase lo que pase, mantén siempre el Centro
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Sabiduría social es verte como te ven los demás y ver a los demás como ellos se ven a sí mismos.
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Nada hay tan malo que no pueda servir para bien, ni nada tan bueno que no pueda usarse para hacer daño
    200px-CHANDOS3W. Shakespeare
  • La organización no importa, pero es imprescindible
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Acepta las cosas como son y ten siempre en mente como quieres que sean.
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • La calidad de la acción va de la chapuza al perfeccionismo. Lo importante es hacer lo que hay que hacer, lo mejor posible, en cada momento
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
  • Tres cosas levantan el ánimo: Un ideal sublime, una mujer hermosa y un vaso de ron
    horacio_nelsonHoratio Nelson
  • La calidad de la acción va de la chapuza al perfeccionismo. En caso de duda, busca siempre el término medio.
    José Luis González de RiveraLuis de Rivera
InPSICO
Nosotros subscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red"La información ofrecida en esta página puede complementar, pero nunca substituir, la relación con su terapeuta"
 
logo AEP con fondo
Centro Acreditado
logo_medicosReconocido por el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid